El amor en la era de los datos: la animación como puente hacia la auto- expresión y libertad, entrevista con Maggie Brennan.

Por Belén Nieto

Muchxs de nosotres pasamos gran parte del día frente a una pantalla, celulares, tablets, libros electrónicos, computadoras… ya sea por trabajo o relax la tecnología se instituyó en nuestro vínculo más directo con la información ¡y aún más desde que transitamos tiempos pandémicos!;ese vínculo de wifi, pixeles y streaming se transformó casi bizarramente en nuestra realidad tangible a la vez que un escape del afuera: aislados pero conectados, recluidos pero de viaje a otrxs mundos.

De una interacción similar entre lo digital y la “realidad”, se estaba gestando el sentir que fue la chispa de creación de la ópera prima de Maggie Brennan como directora, creadora, dibujante, animadora y musicalizadora, OUR BED IS GREEN

“Me propuse crear ese contraste emocional, pero en realidad se desarrolló antes de que comenzara la pandemia. Estaba más motivada por el propio bloqueo creado por mí misma. Me desempeñé en un trabajo remoto mientras estaba en la escuela, así que ya pasaba mucho tiempo sola. Para cuando empecé a hacer “Our Bed Is Green”, estaba durmiendo en un colchón de aire en mi estudio de paredes blancas muy árido y pasando mucho tiempo a solas frente a una computadora. Como resultado, incluso los pequeños viajes fuera de mi estudio se sentían como una sobrecarga sensorial total: cada interacción social se sentía surrealista, los anuncios se sentían más absurdos de lo habitual y seguía hiper-fijándome en diferentes imágenes y sonidos. Seguí pensando en lo agradable que sería tener algo de tiempo para viajar una vez que terminara y ¡luego llegó la pandemia!, jaja. Entonces, todo eso realmente formó las imágenes y los sonidos de los espacios principales de la película (las calles de la ciudad, el interior de Realm y el bosque)” -dice Maggie-

El joven cortometraje es también producto de otra simbiosis, el universo de la música y los cómics: 

“ (…)soy principalmente animadora, pero también dibujo cómics y hago música. De hecho, tomé la decisión de aprender animación porque me encontré yendo y viniendo entre los cómics y la música; me di cuenta de que la animación era una buena manera de casarme con los dos. “Our Bed Is Green” fue mi película de tesis para mi maestría en animación. Definitivamente fue la producción más larga y complicada. Antes, hice algunos cortos animados diferentes (mucho más cortos) (2D y stop motion), así como algunos proyectos AR / VR y 3D que llevaron sonido”

En ese viaje de autodescubrimiento, la animación resulta un puente creativo para traer a la vida una propuesta semi- futurista, situada en una metrópoli ruidosa y burbujeante, que de a momentos se aquieta para fluir con el pulso de una historia secreta:

“A menudo he realizado trabajos que involucran tecnologías nuevas o del futuro cercano porque siento que todas las historias posibles ya se han contado en términos de “temas” básicos: la ficción especulativa o la ciencia ficción es una forma divertida de interrogar ideas que de otro modo serían muy exploradas como amor, represión, aislamiento, etc. A nivel personal, soy una persona bastante agresiva en línea y paso mucho tiempo pensando en la psicología de alguien como yo que quizás usa Internet para esconderse o darle sentido a la vida fuera de línea. Personalmente expreso y exploro muchos aspectos de mi identidad en línea que son difíciles de manejar para mí en la vida “real” (pongo “real” entre comillas porque obviamente los espacios digitales son reales … ¡entiendes lo que quiero decir!). La fantasía existía antes de Internet, por supuesto, pero estabas algo limitado por tu propia memoria y pensamientos. Internet es un agujero negro interminable que se carga cada vez más con información personal y reflejos de miles de millones de vidas. ¿Cómo cambia eso nuestra relación con nosotros mismos y las personas que conocemos? La historia de Cecily es tan antigua como el tiempo, pero su acceso a tantos datos no lo es”- cuenta Maggie-

Dentro del ritmo frenético en redes sociales y la hiperconexión, Cecily busca encontrar una escapatoria de cara a la frustración y el silenciamiento social que se le impone cuando se trata de expresar el sentir interno:

“Estaba motivada para mostrar a Cecily navegando por una atracción queer a través de la realidad virtual por diferentes razones. En primer lugar, en el cortometraje es necesario aumentar los riesgos emocionales porque el público tiene menos tiempo para desarrollar el interés y la empatía por los personajes y sus situaciones. Existen riesgos emocionales al crear una simulación virtual de una persona. Hay más riesgos si amas a esa persona. Hay muchos más riesgos cuando es muy poco probable que ese amor sea correspondido. En segundo lugar, creo que mucha gente subestima la cantidad de homofobia agresiva que aún existe. Ya sea que este odio esté motivado por la religión, la política u otra cosa, todavía está ahí y, como resultado, muchas personas LGBTQ + enfrentan sentimientos de vergüenza, miedo y aislamiento. En el mundo de la película, Cecily es definitivamente una de esas personas

La liberación de la protagonista en el cortometraje, sólo puede ser propicia en el ámbito de lo oculto y privado, hay posibilidades que están vedadas para ella en el mundo “real” pero no en el entorno tecnológico de Realm, un empresa de simulación virtual que vuelve sus sueños en una proyección tangible, verde, naturaleza y música serán la puesta en escena de su deseo, Addie:

El título (y también un poco de texto pintado en una pared al principio) proviene de la traducción de la versión King James del “Cantar de los Cantares”, un libro realmente hermoso de la Biblia. En él, un hombre y una mujer se turnan para expresar su deseo sexual mutuo en prosa florida. Sin embargo, no se menciona explícitamente a Dios, la procreación, el matrimonio o cualquier doctrina religiosa. Crecí como católica y probablemente no necesito explicar por qué me interesaría un texto que parece contrario a muchas de las enseñanzas de la Iglesia sobre el sexo y el amor (y por qué querría usarlo para el título de este película en particular). También hay muchas imágenes de plantas y representaciones de la pareja que se escapa de la ciudad por la noche para estar sola en la naturaleza. Esto realmente inspiró las imágenes a lo largo de la película donde la naturaleza intenta atravesar varias estructuras “hechas por el hombre” (las malas hierbas crecen en las grietas del cemento, un árbol pixelado se construye en una computadora, las plantas virtuales se apoderan de una habitación blanca y desnuda, las ramas de los árboles se enredan en el teléfono cables, etc.). Entonces, sí, lo “verde” tiene que ver con la posibilidad de liberación en el mundo natural. En última instancia, “Our Bed Is Green” se trata de un ciclo entre la represión del deseo y actuar en consecuencia … y si es posible encontrar la paz en algún lugar dentro o fuera de ese ciclo

Entretejiendo una narración atrapante, el corto nos cautiva sensorialmente a cada instante, una estética visual única y personal, construida hasta el más mínimo detalle oscilando entre el lo-fi, dreamwave y otros movimientos estéticos que nos remontan a los 80/90/00s:

“He usado una especie de colores pastel apagados en la mayoría de las cosas que he hecho, así que en realidad traté de tener colores más vibrantes y saturados (así como tonos más oscuros) en este corto para obligarme a no aferrarme a eso. Entonces, realmente no elegí los colores por ninguna otra razón además de tratar de llevar mi propio estilo un poco más lejos de lo que lo hice en el pasado. Pero, si soy sincero conmigo misma, probablemente en algún momento caí en el uso de esas paletas por pasar demasiado tiempo en Tumblr en la cima de los movimientos que mencionaste, jaja. Hice muchos paneles de estado de ánimo cuando comencé a desarrollar el corto que tenía capturas de pantalla de anime de los 80 y 90, cibercafés y salas de juegos de principios de la década de 2000, ropa retrofuturista, complejos de edificios brutalistas, plantas, imágenes fijas de videos musicales de Dance Dance Revolution, etcétera. Creo que mi objetivo principal era simplemente hacer que el mundo se sobreestimulara visualmente a) para establecer un estado de ánimo específico y b) para que quisieras retroceder y hacer una pausa en los fotogramas individuales”

Our bed is green propone una nueva manera de contar historias, una que se abre camino a través de la fantasía digital para explorar el futuro cercano maquinando sobre todos aquellos lugares hacia donde las nuevas tecnologías pueden conducirnos:

No creo que las redes sociales sean un reemplazo de nada pero agregaron una nueva dimensión a la forma en que vivimos nuestras vidas. Explorar lo que sucede en esa “nueva dimensión” es lo que me interesa de la narración en lugar de hacer un comentario general sobre la tecnología o la sociedad. La idea original de la tecnología en “Our Bed Is Green” vino de tropezar con una influencer de Instagram que tenía un “árbol de enlaces” en su biografía. Este directorio vinculado en su perfil a básicamente todas las plataformas de redes sociales que existen, entrevistas, etc. Todos estos datos reunidos en un solo lugar parecían lo perfecto para alimentar algo como una red neuronal artificial para desarrollar un facsímil virtual del influencer original. AR, VR y los bots de novia / chat de aprendizaje profundo ya existen, entonces, ¿qué pasaría si pudiera personalizarlos con los datos ya muy accesibles de personas y lugares reales? No me interesa si esa tecnología sería buena o mala, sino sus posibilidades. Realm anuncia claramente los usos desviados, pero ¿cómo podría usarse la misma tecnología para complacer el amor no correspondido, explorar la identidad de uno, escapar de la vida cotidiana, etc.? ¿Cómo afectaría todo eso a un usuario individual?

El cortometraje que es selección oficial de festivales cómo el ShortFest, SIFF, SWSW, QUEER X, Riverrun y Out Fest entre muchxs otrxs, estará presentándose en la 7ma edición del Festival de Arte Digital de Atenas (ADAF) que tendrá lugar del 20 de septiembre al 31 de octubre ONLINE y del 13 al 17 de octubre en FÍSICO. El tema de éste año será TACTUS el cual no podría relacionarse mejor con la historia de Cecily, ya que se busca explorar, cuestionar y redefinir la noción de contacto y conexión humana, desde lo físico hasta lo etéreo y cómo la tecnología interactúa para llenar esos vacíos.

“¡Es realmente interesante escuchar las reacciones de la gente! Honestamente, no podría imaginarlo resonando con mucha gente por una variedad de razones, así que cada vez que lo hace, estoy feliz y conmocionada. Algunas personas han sentido que termina “de manera ambigua”. De hecho, creo que este es uno de los finales menos ambiguos que he tenido en una historia, pero me gusta la ficción que “vive” más allá de la pantalla o la página. En este momento todavía está tocando en festivales, pero estaré más emocionada cuando esté en línea. Creo que encontrará su audiencia ideal en el ciberespacio

Mientras trabaja en otros proyectos, Maggie no descarta la continuidad de ésta historia o al menos parece que es global la inquietud (y nos incluimos) por saber más acerca de Cecily y Addie:

“Originalmente no estaba pensando en continuar con esta historia exacta, ¡pero mucha gente parece interesada en eso! Estoy trabajando en un proyecto en este momento que definitivamente tiene muchos elementos similares a “Our Bed Is Green”, pero quién sabe … tal vez reconsidere expandirlo”